EDITORIAL

 

¡SALUD, PAN Y TRABAJO! LA NUEVA CENTRAL DE TRABAJADORES Y LA COORDINADORA NACIONAL DE SINDICATOS UNIVERSITARIOS, LA EDUCACIÓN SUPERIOR, INVESTIGACIÓN Y CULTURA ANTE LA EMERGENCIA DEL COVID-19

 

 La crisis económica y de salud no debe pagarla el pueblo trabajador

 

Vivimos tiempos dramáticos. En sólo tres meses, el mundo entero entró de lleno en una grave situación que conjuga la expansión de una perniciosa pandemia de efectos devastadores y la ya anunciada crisis económica global. Lo predecible y lo impredecible se conjugan global y sincronizadamente para determinar un conjunto de críticas condiciones económicas y sanitarias que ahora tenemos que enfrentar de manera urgente.

 

Contener en nuestro país la expansión de la epidemia y mitigar sus efectos al máximo posible es sin duda hoy la prioridad. La Nueva Central de Trabajadores (NCT) y la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, la Educación Superior, Investigación y Cultura (CNSUESIC) llaman al pueblo de México a cumplir y contribuir con las reglas de sana distancia y resguardo en casa, pero sin hacer a un lado ni por un momento la solidaridad, la comunicación y la ayuda mutua, condición para que no termine de romperse el tejido social tan dañado en nuestro país. Así están procediendo ya hasta donde es posible nuestras organizaciones miembros. Sin embargo, llamamos también a no caer en una situación de paranoia, psicosis colectiva o terror, como quisieran infundir algunos sectores poderosos para afianzar su control sobre la sociedad.

 

Llamamos también a las diversas instancias de gobierno a no abusar del poder que les confiere la sociedad para contener la pandemia, a no caer en el autoritarismo. Si bien deben usarse todos los medios al alcance, es de por sí preocupante la militarización que viene dándose en México, y la pandemia no debe ser pretexto para reforzarla y hacerla permanente. Las consecuencias de la pandemia no debe pagarlas ni la democracia ni el pueblo.

 

Si bien toda la sociedad es afectada, son los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo quienes ya sufren las consecuencias de la doble crisis. Son víctimas del derrumbe de la economía y posibles víctimas de la pandemia. En ambos campos tendrán que librar una dura batalla para defender la vida, su subsistencia y el trabajo en medio del recrudecimiento de las contradicciones inherentes al capitalismo y el avance de una recesión económica global más profunda y prolongada que la ocurrida en 2008 con la crisis financiera. De hecho, es necesario tener claro que el nuevo episodio recesivo de la prolongada crisis capitalista ya se vislumbraba antes de que brotara la pandemia. Ésta sólo la ha catalizado. Los responsables son los de siempre, los dueños del capital y las grandes potencias.

 

También es importante no olvidar que la situación de vulnerabilidad en que se encuentra el sector salud y las más amplias capas de la población es producto de décadas de neoliberalismo y gobiernos de derecha, que fueron privatizando y desmantelando las responsabilidades del Estado, que colocaron en la miseria, el desempleo, la precariedad y la inseguridad social a la gran mayoría del pueblo mexicano. Que la derecha no se dé ahora golpes de pecho y agite banderas sociales cuando fue la responsable de esta situación. Pero también que el gobierno actual, que presume de no ser neoliberal, actúe en realidad para dejar atrás ese perverso modelo no sólo en las palabras sino en los hechos, incluyendo la reconstitución y fortalecimiento del sistema de salud y la protección de los derechos laborales. No persignadas, dichos y ocurrencias presidenciales, sino medidas efectivas antineoliberales.

 

La consecuencia inmediata del paro forzoso de actividades productivas en la industria, el comercio y los servicios, derivado de las medidas de confinamiento de la población para contener y mitigar la proliferación del contagio del COVID-19 saltan a la vista. Millones de trabajadores en todo el mundo y en México están perdiendo sus empleos e ingresos elementales mientras, otros tantos, son forzados a laborar en condiciones de alto riesgo de contagio. Al mismo tiempo, las medidas restrictivas de la movilidad e interacción social dejan sin posibilidad de ingreso a millones de personas del sector de la economía social, y a quienes subsisten en la economía informal o el autoempleo, a donde los confinó desde antes el neoliberalismo.

 

En el caso de las mujeres, las consecuencias se darán en el aumento de su ya de por sí situación precaria: aumento en las cargas de labores del hogar y del cuidado. Actualmente las mujeres absorben el 75% de dichas tareas y si consideramos que el mayor número de los casos de COVID-19 se atienden en los hogares, están siendo ellas las que asuman los cuidados de la población contagiada, además de los cuidados cotidianos que toma la familia. Es esperable también que dada la sistemática violencia patriarcal, en el confinamiento se dé un incremento de la violencia familiar, cuya incidencia ha aumentado en México y llevó a cientos de miles de mujeres a protestar los días 8 y 9 de marzo en varias partes de México y el mundo.

 

Diversos gobiernos del mundo se han visto obligados a tomar medidas para contener la pandemia y reactivar el ciclo económico. En mayor o menor medida, se ven forzados tanto a destinar recursos económicos de ayuda a la población trabajadora y sectores más vulnerables, como a instrumentar medidas de apoyo a las empresas privadas de la pequeña y mediana industria y comercio, así como las pertenecientes al sector social de la economía. Sin embargo, las oligarquías locales y grandes empresas trasnacionales

 

lo quieren todo. En pocos días, han dejado al desnudo su mezquindad de frente a la crisis que vive el mundo. En todos lados pujan por defender sus privilegios sin importarles la salud de las y los trabajadores y de los pueblos.

 

México no es la excepción. Así, por ejemplo, el Consejo Coordinador Empresarial recién dio a conocer su pliego petitorio al gobierno, en el que demanda el financiamiento de sus deudas, mayor asignación de obra pública, deducción de impuestos, preservación del empleo con costo al erario público, etc. O sea, todo para ellos y el pueblo pues a ver cómo le hace...

Salud, pan y trabajo.

 

Frente a estos escenarios, la NCT y la CNSUESIC les convoca a defender su derecho a la vida y al trabajo. Las medidas que inicialmente ha tomado el gobierno para mitigar los efectos de la crisis en la población, conforme ésta se profundice, son insuficientes; de ahí la necesidad de plantear en forma inmediata la reorientación por emergencia del presupuesto federal y la implantación de un paquete económico contingente, que ponga en primer plano el fortalecimiento de nuestro sistema de salud público para enfrentar la propagación del COVID-19 y en seguida las medidas de apoyo económico a la población trabajadora formal e informal que permitan conservar sus empleos e ingresos. El Congreso de la Unión debe derogar la reforma laboral neoliberal hecha en el 2012 no sólo para recuperar estabilidad en el empleo y contrarrestar la precarización, sino ahora para eliminar las disposiciones que limitan el pago de salarios en una situación de emergencia sanitaria.

 

La NCT y la CNSUESIC llaman a respaldar la labor titánica y heroica de las personas trabajadoras de la salud que ya se preparan para enfrentar la fase de contagio exponencial de la pandemia con manifiestas carencias de equipos, materiales y protocolos. Se deben canalizar sin tardanza los recursos públicos que posibiliten el resguardo de su salud y la atención exitosa de la emergencia.

Entre otras medidas es necesario:

 

- El control de precios de los productos de primera necesidad, medicinas y servicios públicos. Sobre todo, aquéllos concesionados a los privados.

 

- Condonación de adeudos a los usuarios de la energía eléctrica de bajos ingresos (en especial a los organizados en la ANUEE).

 

- Protección al salario y el empleo de todos los trabajadores y trabajadoras. ¡No a los despidos indiscriminados por motivo de la emergencia!

 

- Salario íntegro de los trabajadores del sector público y de las empresas con capacidad suficiente, durante el tiempo que dure la pandemia y la suspensión de labores.

 

- Salario mínimo universal con apoyo gubernamental para los trabajadores y trabajadoras formales e informales, con salarios precarios, incluidos los trabajadores independientes o por cuenta propia, así como los integrantes de la economía social, por todo el tiempo que dure la pandemia y la suspensión de labores.

 

- Protección especial a los adultos mayores y a las trabajadoras.

 

- Línea de créditos preferenciales, a la pequeña y mediana industria, y con bajos intereses para las empresas de la economía social.

 

- Suspensión temporal de pago de hipotecas y renta domiciliaría para los trabajadores despedidos y personas de bajos recursos.

 

- Nacionalización de las empresas que cierren, para proteger las fuentes de trabajo y los ingresos de sus trabajadores.

 

- Emitir un decreto para la suspensión de los requerimientos y procesos que la comisión Nacional Bancaria y de Valores realiza sobre las cooperativas de ahorro y préstamo. Un sector que no especula, sino que afianza su solidaridad con la sociedad.

 

- Que el gobierno federal emita diversos fundos para las cooperativas, por ejemplo, un fondo de capital para evitar su descapitalización, así como un fondo de garantía de parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para los préstamos que se haga a los y las socias que realicen una actividad productiva, y un fondo para la compra de cartera crediticia de personas que acrediten su insolvencia.

 

- Reforzar campañas y acciones de sensibilización y atención a casos de violencia familiar y cualquier otro tipo de violencia de género.

 

- Campaña de sensibilización para redistribuir las tareas del cuidado y del hogar.

 

- Acciones reforzadas para proteger a las trabajadoras del hogar remuneradas.

 

Los trabajadores formales deben exigir a sus sindicatos que negocien convenios especiales con los patrones para preservar la salud, el contrato colectivo, el salario y la seguridad en el empleo mientras dura la contingencia. Los sindicatos auténticos están y deben poner manos a la obra con ese objetivo. Desafortunadamente en México la mayoría de los trabajadores formales o no tienen sindicato o están en sindicatos charros o de protección patronal. Eso los coloca en la indefensión. El gobierno no puede evadir su responsabilidad en la protección de los trabajadores con este tipo de sindicatos o sin sindicato. Hoy más que nunca se hace necesario que la famosa reforma laboral se traduzca en verdadera libertad sindical para que los trabajadores cuenten con organizaciones que realmente los representen y velen por sus intereses. De igual manera, se evidencia la urgente necesidad de modificar el marco legal del sector social de la economía.

 

El gobierno debe evaluar y tomar medidas extraordinarias para hacerse de recursos para enfrentar la situación, sin lastimar la economía de los que menos tienen. Para ello debe considerar la reasignación de recursos presupuestales hacia la salud, contemplar el congelamiento de los megaproyectos, y gravar de forma especial las ganancias del gran capital, e incluso la suspensión temporal del pago de la deuda externa. ¿Por qué no se suspende para empezar el pago estratosférico del FOBAPROA y se destinan esos recursos a enfrentar las crisis?

 

La NCT y la CNSUESIC llaman a la reorganización de los trabajadores en torno a la defensa de su salud, sus derechos laborales, económicos, sociales y sus intereses. Llama a acatar las medidas sanitarias para detener la pandemia con la modalidad de que la confinación no debe convertirse en un aislamiento social.

 

Hoy más que nunca debemos mantenernos unidos y en solidaridad para proteger nuestras vidas y nuestro futuro.

 

¡El pueblo trabajador no debe ser el que pague por las crisis! ¡Que la paguen los dueños del capital que se han enriquecido a nuestra costa!

 

¡¡VIVA LA CLASE TRABAJADORA!!

 

Atentamente.

 

“La Emancipación de los Trabajadores es Obra de los Trabajadores Mismos”

NUEVA CENTRAL DE TRABAJADORES

 

COORDINADORA NACIONAL DE SINDICATOS UNIVERSITARIOS, LA EDUCACIÓN SUPERIOR, INVESTIGACIÓN Y CULTURA

 

Ciudad de México a 1 de abril del 2020

Nueva Central de Trabajadores.

 

Sindicato Mexicano de Electricistas (SME); Alianza de Tranviarios de México (ATM); Sindicato de Trabajadores del Transporte de Pasajeros del Distrito Federal (STTPDF); Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM); Sindicato Único de Trabajadores del Instituto de la Educación Media y Superior (SUTIEMS); Central Unitaria de Trabajadores de México (CUTM); Asociación Sindical de Trabajadores del INVI (ASTINVI); Confederación de Jubilados, Pensionados y Adultos Mayores de la República Mexicana, (CONJUPAM); Sección IX de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); Sociedad Cooperativa Trabajadores de Pascual SCL; Alianza Cooperativista Nacional, A.C. (ALCONA); Federación Nacional de Sindicatos Democráticos (FNSD); Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación de Baja California (SETEBC); Sindicato de Trabajadores de Servicios Académicos y Docentes del Colegio de Educación Profesional Técnica del Estado de Nayarit (SITRAyD- Conalep); Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios de Nayarit (SITEM); Sindicato de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado y Municipios, Instituciones Descentralizadas Estales y Empresas Privadas de Nayarit (SYSPEMIDEPN); Sindicato Independiente de Trabajadores al Servicio de Educación del Estado de Nayarit (SITSEN); Unión General Obrera Popular, Campesina (UGOPC), Chiapas; Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Guerrero (SUTCOBACH); Sindicato Autónomo de Trabajadores del Municipio de San Luis Potosí (SATMSLP); Sindicato Revolucionario Democrático de la Industria Química Similares y Conexos de la República Mexicana (SRDIQSCRM); Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Chapingo (STAUACH); Sindicato de Empleados Públicos del Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Guadalajara (SEPSIAPA); Sindicato Único de Trabajadores Académicos del Colegio de Educación Profesional Técnica del Estado de Tlaxcala (SUTACEPTET); Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (STEUABJO); Sindicato Único de Trabajadores de Caminos y Autopistas de Oaxaca (SUTCAO); Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores de la Salud (SINTS), Sección 9, Oaxaca; Sindicato de Trabajadores al Servicio del CECyT de Oaxaca (STSCECyTO); Sindicato Unitario de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Nayarit (SUNTUAN); Sindicato Unitario de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla (SUNTUAP); Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaria de Salud (SNTSS), Sección 50 Chiapas; Cooperativa de Agricultores de Chapingo (CACH); Asociación de Profesores Jubilados y Pensionados de Chapingo (APJPCH); Trabajadores Democráticos de Occidente (TRADOC); Sindicato Independiente de Trabajadores Universitarios de Colima (SITU); Sindicato Independiente de Trabajadores y Trabajadoras del Gobierno del Estado de San Luis Potosí (SITTGE); Sector INBAL / Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaria de Cultura (SNDTSC); Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS); Sindicato Nacional de Docentes de Conalep (SINADOCO); Sindicato de Trabajadores del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (SITIMTA); Sindicato Independiente de Trabajadores en Investigación de Ciencias de la Salud (SITIC Salud); Sindicato Internacional de Constructores de Elevadores de México (SICE-M); Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadores de la Educación (FENASTE); Cooperativa LF del Centro; Centro de Investigación Internacional de Economía Social de la Universidad Iberoamericana; Cooperativa Conejo Mixteco; Cooperativa Labizet; Maak Raíz Artesanal; Programa de Autogestión Cooperativa de la UACM.

 

Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, de Educación Superior, Investigación y Cultura. Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma Chapingo, Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Chapingo, Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Oaxaca, Sindicato de Trabajadores de la Universidad Ibero Americana, Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana, Sindicato Unitario de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla, Asociación de Servidores Públicos Académicos Sindicalizados de la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl, Sindicato Único de Trabajadores de Apoyo de la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl, Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de México, Sindicato Único del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro, Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora, Sindicato Independiente de Trabajadores Universitarios de la Universidad de Colima, Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del DF, Sindicato Nacional de Docentes del Conalep, Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Sindicato Nacional de Arquitectos Conservadores del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura-Instituto Nacional de Antropología e Historia, Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Sindicato Nacional de Cultura, Sección OD-INBA-227, Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear, Sindicato de Trabajadores del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, Sindicato Independiente de Investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Posgraduados, Sindicato Unitario de Trabajadores del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, Sindicato Único de Trabajadores del Centro de Investigación y Estudios Avanzados, Sindicato Único de Trabajadores del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social, Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE, Bloque de Delegaciones Democráticas-IPN, Sección 11 del SNTE-CNTE, Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores del INBAL, Sindicato Independiente de Trabajadores Técnicos y Profesionistas del Instituto Mexicano del Petróleo, Sindicato de Trabajadores del INCA Rural, Sindicato Independiente de Trabajadores en Investigación de Ciencias de la Salud, Sindicato Nacional de Trabajadores Administrativos, Manuales, Técnicos y Profesionistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Colectivo de Reflexión Universitaria de la Universidad de Guadalajara.

 

Sindicato Mexicano de Electricistas, Todos los Derechos Reservados 2019

Diseño Web Solidario con el SME HePi