EDITORIAL

 

Construyamos nuestro presente con perspectiva de futuro.

 

 (Pronunciamiento político acordado por la Asamblea

General Extraordinaria celebrada el 21 de marzo de 2018).

 

A toda la Organización.

Al movimiento popular independiente.

Al Pueblo de México.

Salud.

 

Después del mes de agosto de 2016, y una vez cobrada la indemnización por parte de los camaradas que nos mantuvimos en la defensa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), fue claro que entramos en una nueva etapa de nuestra Resistencia, determinada por los procesos organizativos cuyo propósito es el de concretar miles de puestos de trabajo para nuestros compañeros de los distintos grupos y líneas de actividades económico-productivas, todo ello en el marco de una reforma energética neoliberal privatizadora.

 

En efecto, la consecución de puestos de trabajo estables y con remuneración suficiente en el marco de la actual fase del neoliberalismo, son un verdadero garbanzo de a libra. La reforma laboral de finales del calderonato, modificó los rasgos esenciales de la vieja legislación laboral mexicana que tanto brillo logró establecer en el mundo desde los años sesenta del siglo pasado; algunas de las cuestiones borradas en la nueva Ley Federal del Trabajo (LFT) fueron precisamente la estabilidad laboral apoyada en la antigüedad en el empleo, que era la generadora de los principales derechos de la clase obrera mexicana (vacaciones y jubilación y/o pensión, por ejemplo); otra fue la negación al derecho para organizarse sindicalmente y para tener un contrato colectivo de trabajo, al darle legalidad a las empresas terceristas para la contratación de personal evadiendo la responsabilidad legal del patrón para el cual van a trabajar; desde luego, la estocada final es la política de contención salarial que mantiene al ingreso de los trabajadores mexicanos entre los más bajos del mundo. A estas políticas hambreadoras y depredadoras de los patrones y el gobierno, se les ha llamado trabajo precario.

 

En este marco de nueva legislación laboral neoliberal y de desmantelamiento privatizador de la industria eléctrica por parte de nuestros enemigos de clase y traidores a la patria, es que se están haciendo esfuerzos extraordinarios para manejarnos de la mejor manera posible, por parte de decenas de compañeros de nuestra cooperativa LF del Centro. ¿Se han tenido errores y limitaciones? Por supuesto, y de seguro se seguirán teniendo porque no es nada fácil conquistar posibilidades de empleo estable en estos momentos, y si no, veamos a nuestro alrededor: despidos masivos en empresas privadas y políticas de “retiro voluntario” en dependencias de gobierno. Por más que el gobierno haga alarde de que se crean miles y miles de empleos, ello no es más que una mentira más.

 

Sin embargo, los esfuerzos se están haciendo y en ellos participan camaradas que decidieron dejar de quejarse y poner manos a la obra, desarrollando su inteligencia creadora y el entusiasmo militante para materializar el trabajo para nuestros compañeros. Han dejado a un lado la actitud plañidera y dependiente de los “almazanes” que a cada ratito preguntan “¿y el trabajo para cuándo?”, pero que no mueven un solo dedo para hacerlo posible.

 

 

De una cosa estamos seguros, nuestros camaradas actúan con toda responsabilidad  y están profundamente comprometidos en sacar adelante a nuestro SME y a nuestra Cooperativa LF del Centro, corrigiendo errores, limitaciones y haciendo a un lado a quienes ven en nuestros instrumentos la posibilidad de realizar “bisnes” a nuestras costillas.

 

Esta etapa también está marcada por la continuación de la presencia y práctica organizada de los grupos contrarios a nuestra Organización Sindical (detectados tenemos cuando menos a 10, actuando un día sí y el otro también en nuestra contra. Esos grupos se conducen al ritmo que les ordenan desde el gobierno federal y no cejan en sus intención de agredir a nuestra Organización Sindical, sus acciones van desde aquellas que demandan la venta de todas las propiedades del Sindicato para llevarse “su parte”, hasta otros que se asumen como el “secretario general interino”, pasando por quienes llamaron a sus “fieles” a liquidarse “porque ya no había nada que hacer” pero ahora dicen que de lo logrado por los trabajadores en Resistencia, también les “toca para todos todo”.

 

Todos esos grupos tienen un denominador común: violan a diario nuestro Estatuto Sindical; es decir, faltan flagrantemente a los acuerdos de nuestras Asambleas Generales; realizan labor disolvente al interior del Sindicato promoviendo con sus demandas legaloides su disolución; efectúan trabajo de confusión deliberada y de desprestigio en contra nuestra entre las organizaciones democráticas externas; en pocas palabras, actúan como instrumentos al servicio del Estado Burgés y el gobierno.

 

En las últimas semanas estos grupos han acelerado sus acciones de propaganda negra en contra de todos nosotros; en el marco de la campaña electoral federal, creen tener terreno fértil para lograr sus propósitos y fines, que para todos ellos es uno solo: liquidar a nuestro Sindicato Mexicano de Electricistas.

 

Piensan que a río revuelto, ganancia de pirañas dañeras, pero no les será nada fácil porque los trabajadores hemos comprendido nuestro papel: defender a nuestro SME, impulsar a LF del Centro y a SUBACE, mejorar nuestras alianzas estratégicas con la ANUEE, la NCT y la CONJUPAM y promover juntos la unidad del pueblo y los trabajadores que haga posible un cambio democrático y popular en nuestro país para recuperar nuestras industrias energéticas y expulsar del gobierno a los neoliberales. Camaradas hoy más que nunca seguimos pensando que “la emancipación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores”, y en eso no daremos un solo paso atrás.

 

Fraternalmente

 

“Por el Derecho y la Justicia del Trabajador”

 

ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA

DEL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS.

 

México D.F. a 21 de marzo de 2018.

 

 

 

 

 

 

 

Sindicato Mexicano de Electricistas, Todos los Derechos Reservados 2016

Diseño Web HIPV